La industrialización en Inglaterra y Francia

| Proyecto de innovación docente. Historia Contemporánea | Administración electrónica |

La industrialización en Inglaterra y Francia

Descargar versión en PDF

La pronta expansión de Gran Bretaña se debió a cuatro factores:
La seguridad: el carácter insular del país que no ha sufrido ninguna revolución política desde el siglo XVII y ha estado al abrigo de revueltas e invasiones. La unidad del mercado interior que se produjo muy pronto gracias a la ausencia de obstáculos institucionales y gracias al bajo precio de los transportes marítimos y fluviales. La fuerza del mercado, es testimoniada por el alza de los precios agrícolas hasta 1812 y el bienestar de las clases medias en las ciudades. Finalmente, Inglaterra se ha beneficiado constantemente de la extensión de sus mercados exteriores, de donde ha importado cantidades crecientes de géneros alimenticios y de materias primas que han sido una fuente de rentas para sus proveedores y para sus clientes.La situación fue completamente distinta en Francia:
Aquí el mercado de artículos manufacturados se ha creado de forma extremadamente lenta. En ningún momento la demanda interior ha sido tan fuerte en Francia como en Inglaterra. Los ingresos por cabeza han sido siempre más bajos y las desigualdades entre las rentas más marcadas. La unificación del mercado francés ha sido tardía; sin duda no se realizó antes de la década de 1860. En cuanto al crecimiento de la masa de consumidores ha sido moderado: la población se ha doblado en el siglo XVIII y en el XIX, mientras que en Gran Bretaña se cuadruplicaba. Yen fin, hacia 1810, cuando los problemas políticos y militares se resolvían, la economía entraba en una fase de baja de precios que afectó directamente al campo, es decir, a las tres cuartas partes de la población.
Por lo que se refiere a los factores de producción, las disponibilidades son el reverso de las que se daban al otro lado de La Mancha. Hay escasez, no de madera y de agua corriente, pero sí de carbón... Además, los medios de transportes vienen siendo desde mucho tiempo atrás insuficientes... Inversamente, la mano de obra, tan rara en Inglaterra, sigue siendo abundante en Francia durante una parte del siglo... Como la urbanización pierde ritmo después de 1790, la economía dispone de una mano de obra rural habituada al trabajo industrial, relativamente densa en el NO, en la región de Lión, y de buen mercado... La mecanización no es por tanto indispensable en Francia para aumentar la producción industrial. Bastaba con utilizar en mayor proporción las reservas del campo y transferir ciertas actividades hacia el NE, región que destacaba por la calidad de su mano de obra y por su abundancia.FUENTE: M. LEVY-LEBOYER: Les processus d'industrialisation: le cas de la France et de l'Angleterre, Revue Historique, 1968, pp. 281-298.